Psicosis

Posted on at


 

   El 16 de junio de 1960, Alfred Hitchcock estrenó otra de sus obras maestras. Un año antes, su ayudante le había hecho llegar Psycho, una novela inspirada en un asesino en serie. La algo vieja pero nunca cansada maquinaria de su cerebro, enseguida se puso en marcha. Rodada en 36 días, Psicosis marcaría un antes y un después en el género.

    "Lo único que me decidió a hacer la película fue lo repentino del asesinato en la ducha, es algo completamente inesperado." Confesaría tiempo después a François Truffaut. El mago del suspense atisbaba un nuevo hito desde el punto de vista artístico,pero también empezaba a asumir su propia mortalidad. La imprevisible irrupción de la fatalidad en la existencia humana.

 

 

Con un presupuesto de 800 mil dólares financiados por el propio Hitchcock, la independencia frente al estudio le permitió experimentar y mostrar imágenes de sexo y violencia más explicitas, a medio camino entre el estilo documental y el expresionismo.
Y más de uno se echó las manos a la cabeza al contemplar el primer plano de un retrete, artefacto hasta ese momento vetado por la censura.

Para reducir costes Alfred Hitchcock decidíó utilizar el equipo de su serie televisiva. Sólo hubo tres excepciones, su montador George Tomassini, el compositor Bernard Herrmann, sin cuya partitura discordante para cuerdas, Psicosis no sería la misma,y el diseñador gráfico Saul Bass, que en más de una ocasión quiso atribuirse la paternidad de la secuencia de la lucha, afirmación más que excesiva.

 

 

   El casi debutante Joseph Stefano se hizo cargo del guión. La dramática relación con su propia madre, fue una excelente fuente de inspiración. La elección de los protagonistas fue un total acierto. Perkins transmitía
una vulnerabilidad que apelaba a la compasión del espectador. Y nadie podía imaginar que toda una estrella, Janet Leigh, iba a ser asesinada a la mitad del metraje y menos aún de una manera tan brutal.
   Consciente de lo novedoso del proyecto, se impuso un total secretismo alrededor del rodaje. Una vez terminado el film, la campaña de promoción siguió la misma política. Hitchcock prohibió la entrada a las salas una vez empezada la proyección. La estrategia fue todo un éxito. Psicosis recaudó  18 millones de dólares en su primer año de exhibición.

Sin embargo, poco antes de que la novela cayese en sus manos, Psicosis llevaba años gestándose en la cabeza del maestro. En algunos planos de "Una milla para llegar" y "Cordero para cenar", dos episodios de su serie de televisión, ya se intuía la sombra de Norman Bates.



El estilo y la personalidad de Bates ya se vieron de una u otra forma, en algunos personajes de sus anteriores films. Caracterizados por mostrar una enfermiza obsesión por controlar al ser amado de entre los muertos. En la pérdida de la propia identidad y en la plasmación del complejo de Edipo.

Hitchcock conseguía que sus películas mostraran una atmófera tétrica y oscura, para ello, recurría a elementos naturales como la tormenta y la noche. Pero también, simbólicos, como la escalera. Una escalera ascendente cuando quería personificar el peligro, el misterio, lo desconocido; descendente, cuando los personajes se aproximaban a la verdad, a la liberación. Y sobre todo, en la utilización de los espejos como recurso para mostrar la personalidad extinguida, pero también como resorte para la introspección. El expresionismo no es el único cine homenajeado por el director, su admirado Buñuel como en Recuerda, también está ahí.

 

 

Incómoda de ver para el espectador. La agresividad de Psicosis queda reforzada por los cortes del montaje, pero también por la geométrica planificación, compuesta por líneas verticales y horizontales. Desde el arranque, los créditos de Saul Bass presagian la tajante aridez de lo que se nos va a ofrecer.

Fascinante ejercicio sobre la mirada, Hitchcock somete al espectador a una dura prueba. Por un lado, obliga al espectador a participar activamente en la historia, demostrándole que su mirada al igual que las de sus personajes, es parcial e imperfecta. Por otro, le convierten en cómplice del perturbado protagonista.

 

No importa cuántas veces se haya visto la película, cincuenta años después de su estreno, la fórmula de uno de los más grandiosos espectáculos cinematográficos jamás visto, sigue dando resultado.

 



About the author

HRCine

El odio pasará y caerán los dictadores, y el poder que le quitaron al pueblo se le reintegrará al pueblo, y, así, mientras el Hombre exista, la libertad no perecerá.

Subscribe 3319
160